La teta asustada (o el mito de las mujeres musculosas)

feature photo

Algunos entrenadores de gimnasios y métodos convencionales -asustadísimos y desinformadísimos- tratan de combatir a CrossFit diciendo a las chicas que si lo hacen, se pondrán musculosas “como hombres.”

Estos instructores convencionales, o:

1. saben, in pectore , que lo que dicen es falso y tienen miedo de perder a sus alumnas (a esas alumnas a las que les enseñan la complicada maniobra de poner pines en los bloques de las máquinas), o

2. ignoran lo que deberían saber.

En el primer caso, les decimos que se relajen y dejen de mentir. En el segundo caso, los invocamos a que se pongan a estudiar.

Chicas, se pondrán “musculosas como hombres” si tienen una predisposición genética poco común, si comen mucho, si levantan harto peso, si se inyectan o….si son hombres.

El entrenador Mike Rippetoe, con el humor que lo caracteriza, dice que las mujeres que tienen miedo de ponerse “masivas”  y que por ello no entrenan, quizá ya estén masivas.

La teta asustada del título de este post no se refiere a la de las mujeres temerosas de muscular en exceso. Ellas no tienen por qué saber que no será así. Se refiere a la de los instructores temerosos de CrossFit. (Nota: a nuestros lectores de fuera del Perú, les comentamos que La teta asustada es una película peruana premiada con el Oso de oro en el Festival de Cine de Berlín.)

Aquí un post de CrossFit Santa Cruz, originalmente titulado Nice Guns, sobre este mito.

Las mujeres que hacen CrossFit se vuelven fuertes, delgadas y tonificadas.

Algunas mujeres están interesadas en CrossFit, pero creen que se pondrán muy musculosas. Esto es un mito. Las mujeres no tienen los niveles de testosterona para construir grandes músculos. Cualquier intento de ponerse musculosa, requerirá una predispocisión genética, mucha comida y una cantidad ridícula de ejercicios con pesas (para no mencionar una dosis regular de fármacos).

Tal como vemos a diario en nuestro gimnasio, las mujeres que hacen CrossFit se vuelven fuertes, delgadas y tonificadas. Lo que no notamos es su disminución en el riesgo de hacer diabetes, de tener enfermedades coronarias y osteoporosis.

Todas estas son excelentes razones para dejar de lado los murmullos de “no quiero ponerme musculosa”, tirarlos al piso, dar un paso adelante y ponerte a hacer sentadillas cargando una barra con tu peso 21 veces.

Foto: Hanna. Cortesía www.CrossFitSantaCruz.com

Hay 2 comentarios. »

  1. EL TÍTULO ES MUY MALO Y LO HACE VER MUY RIDÍCULO

    Yo vivo en el extranjero y se rieron del título por que les pareció un mamarracho, y dijeron después de leer el diario, "Hay que ver las cosas que uno tiene que leer en este mundo", sonreí un poco y me puse a pensar…, es que nosotros no pararemos de ridiculizar a nuestra gente?, creo que ya basta con lo que hizo Laura Bozo para echar mas lodo a nuestros hermanos.

    Robert.

  2. Hola Robert,

    Me parece has malinterpretado el título de este post. Así como leído ligeramente los contenidos del artículo.

    Aquí no se ridiculiza a la gente de nuestro país. Por el contrario. Parece que no has visto "la teta asustada" que hoy por hoy es un orgullo para todos los peruanos.

    Te recomiendo ver la película e informarte sobre el mito de las mujeres musculosas. Posiblemente cuando lo hagas encontrarás la relación entre el título y el contenido.

    Saludos.

Deja un comentario