Fitness de élite para mujeres

feature photo

Adam Stanecky es entrenador y propietario de CrossFit Victoria. Estas líneas las dirige a las mujeres que piensan que su acondicionamiento físico debe ser distinto del de los hombres, y se resiganan así a entrenar como dando “un paseo en el parque.” Esto lo lleva a decirles que “mientras más duro te ejercites, más resultados sorprendentes obtendrás. A mejores resultados, más querrás entrenar. Es un ciclo que se refuerza positivamente.

Hay tanto énfasis en las diferencias entre hombres y mujeres en la sociedad moderna que olvidamos que realmente somos más parecidos que distintos. Si consideras nuestra anatomía, fisiología y biología, nos daremos cuenta de que somos muy similares. Por supuesto hay diferencias como las que presentan nuestros aparatos reproductivos pero básicamente podríamos decir que somos casi lo mismo. Tenemos los mismos huesos, los mismos músculos y las mismas vías nerviosas. En cierta medida, nuestro sistema endocrino, digestivo, cardiovascular y respiratorio -solo por nombrar algunos- tienes las mismas funciones en ambos géneros.

Nuestros cuerpos son capaces de tareas tremendas, aunque las mujeres -quizá debido a las expectativas sociales- tienden a evitar las pruebas físicas a las que sí se someten sus contrapartes masculinas.

Si quieres resultados, debes cambiar de pensamiento. El éxito requiere de trabajo duro y dedicación en el ejercicio, en la dieta, en la carrera y en las relaciones personales

Por mucho tiempo, el acondicionamiento físico de las mujeres ha estado en segundo lugar. Las mujeres se han escondido en gimnasios solo para ellas o han asistido a clases de bajo impacto, cuando todo el tiempo ellas pudieron haber entrenado tan duro -si no más- como los hombres, y por lo tanto alcanzar resultados sustanciales. No todas las chicas quieren entrenar como Cathy Freeman, pero es importante entender que un entrenamiento que es como un paseo en el parque no te llevará a ninguna parte.

Los medios de comunicación masivos tienen mucho de responsabilidad en todo esto. Esos frescos perfiles que ves en las portadas de las revistas no son indicador de lo que una mujer sana debería aspirar. Las dietas que lees en esas publicaciones son -casi sin excepción- poco efectivas y peligrosas. Frecuentemente, los programas de ejercicios que se ofrecen en esos mismos medios son pura basura. Los consejos de salud y acondicionamiento físico de esas publicaciones tratan más acerca de lo que una celebridad hace esta semana que de lo que la mayoría de las mujeres pueden hacer y resultará para ellas.

Si quieres resultados, debes cambiar de pensamiento. La verdad es que el éxito requiere de trabajo duro y dedicación. Esto es verdad en el ejercicio, en la dieta, en la carrera y en las relaciones personales.

Como entrenador, muchas veces veo a mujeres temerosas de empujar sus límites durante una sesión de ejercicios. Veo que se dan por vencidas cuando podrían dar mucho más. Veo a las mujeres alejarse de las pesas y de los esfuerzos de alta intensidad.

Seamos absolutamente claros, no hay nada que un hombre pueda hacer en el gimnasio, en el campo, en el cuadrilátero o en cualquier otro lugar que una mujer no pueda.

Cambia la forma en que percibes los desafíos físicos. Mientras más duro te ejercites, más resultados sorprendentes obtendrás. A mejores resultados, más querrás entrenar. Es un ciclo que se refuerza positivamente.

Hay muchas ideas erróneas acerca del entrenamiento físico. Las mujeres tienden a evitar las pesas pues piensan que se volverán muy musculosas. Todos necesitamos entender que eso no sucederá a menos que esa sea tu meta. Necesitas ingerir abundantes cantidades de comida y seguir un programa específicamente diseñado para conseguir gran hipertrofia muscular. La genética también juega un papel importante. Para las damas, un programa diseñado en forma debida puede empujar sus límites sin que pierdan su físico femenino.

Si quieres mejorar tus ejercicios, te recomiendo que subas la intensidad. Haz que cada sesión sea mejor que la anterior. No tomes largos descansos entre ejercicios. Entra y sal del gimnasio, no permanezcas mucho tiempo ahí. Respira con intensidad. Encuentra tu límite físico y traspásalo. Intensidad es igual a resultados.

Recuerda, puedes hacer lo que visualices en tu mente, tu cuerpo la seguirá. Ahora, ponte a entrenar y da todo lo que tengas.

(Versión original: Elite fitness for women. Fotos: Jess y Mandy. Cortesía Adam Stanecky)

Deja un comentario